Real Betis 2 – 1 Real Madrid (1×1) Fekir, mesías entre resucitados

Fotografía: Twitter Real Betis Balompié

Joel (5). Aunque suene extraño, este Real Madrid ha sido uno de los equipos que menos le ha exigido a lo largo de toda la campaña, por lo que en cuanto a paradas, vuelve a ser difícil evaluar su partido. Quedan por tanto las sensaciones. Y ahí, aunque no hay sitio para muchos reproches, no ha demostrado mejoría. Se le sigue viendo nervioso y algo a destiempo en las salidas y los balones laterales.

Emerson (6). Sufrió muchísimo ante las constantes embestidas de un Vinícius que fue, de largo, el mejor recurso ofensivo del Real Madrid. Aun así y pese a atravesar su momento más irregular de la temporada (tal vez, por la acumulación de minutos), el brasileño no le perdió la cara al partido en ningún momento.

Bartra (5). Volvía al once tras cumplir ciclo de amonestaciones en Mestalla. Sin ser un central que se caracterice por su dureza, esta noche se mostró poco contundente en algunas acciones. Entre ellas, la del gol. Mejoró en la segunda mitad, aunque cedió el protagonismo a un Sidnei imperial.

Sidnei (8). Si la pasada semana fue el más fiable de toda la línea defensiva, ante Benzema y compañía, el brasileño –resucitado tras estar casi denostado hace apenas una semana- se reivindicó como el central más completo de la plantilla. Cuesta entender como Rubi condenó al ostracismo a un futbolista con sus condiciones. Sí, hizo el penalti que reinsertó al Madrid en el partido, pero minutos antes, adelantó a su equipo con un disparo que solicitaba la licencia de misil mientras se colaba por la escuadra de la portería de Thibaut Courtois. Más allá de esas dos fotos, su actuación rozó el sobresaliente.

Álex Moreno (7). Volvió a parecerse al lateral que encandiló al beticismo en la primera vuelta. Aunque no resaltó como otras veces a nivel ofensivo, mostró su mejor versión en defensa ante un Lucas Vázquez que acabó desesperado. Muy generoso en el esfuerzo mientras las piernas le aguantaron.

Édgar (6). Sin hacer su mejor partido, recordó a Rubi que el Betis es un equipo mucho más sólido cuando él está sobre el campo. Con ayuda de un inconmensurable Guardado, sostuvo mientras pudo a Kroos y Modric. Dejó su sitio a Guido tras sufrir un calambre.

Guardado (8). Cuando está bien, dota al equipo de una serie de atributos que ningún otro futbolista de esta plantilla aporta con el acierto y la precisión del mexicano. Ante el Madrid, jugó con tres pulmones y transmitió la sensación de que cada decisión que tomaba era la correcta. Clave en la jugada del 2-1 con una recuperación de pivote y una asistencia de media punta.

Canales (7). Si el año pasado compartía focos y responsabilidades con Lo Celso, esta temporada la dimensión futbolística de Fekir le está relegando a un segundo plano meritorio, pero menos vistoso. Ante el Madrid, el cántabro volvió a protagonizar un partido digno de esa categorización. De nuevo, sus mejores minutos coincidieron con el paso adelante del equipo.

Joaquín (7). La foto de su partido va irremediablemente ligada al mano a mano que, tras hacer lo más difícil, perdonó ante la portería de un Courtois ya batido. Es una injusticia. La realidad es que el portuense estuvo mucho más fino que en los últimos partidos y fue un constante dolor de cabeza para los laterales de las dos bandas. Fue sustituido por Tello.

Fekir (9). No marcó. Y no es ningún reproche, simplemente es más rápido citar lo único que no hizo que todo lo que sí. El francés es un futbolista tan descomunal que resulta harto cruel ver a su equipo clasificado en la 12ª plaza. Ante el Madrid, Fekir demostró una vez más que, blancos y culés aparte, hay muy pocos jugadores en La Liga con su capacidad de generar fútbol desde la nada más absoluta. Si hace poco el debate giraba en torno a la idea de que el equipo mejoraba sin él, hoy la pregunta es si se trata –o no- del mayor talento puro que ha vestido las trece barras.

Loren (6). Si el argumento más esgrimido para justificar la titularidad de Borja Iglesias era su trabajo, Loren ha evidenciado que a garra y esfuerzo no le gana nadie. Cierto es que no se puso de gol en ningún momento, pero ganó más de un envite a Sergio Ramos (honestamente, ninguno a Varane) y ofreció espacios y soluciones a todos los que le acompañaron en el ataque.

Tello (7). Sustituyó a Joaquín, quien, paradójicamente, erró en lo que habitualmente se venía criticando al catalán: el mano a mano. No esta vez. Corría el minuto 82 cuando Guardado, con una entrega magistral, le dejó solo ante Courtois. Mientras el Villamarín se acordaba de Vallecas e Ipurúa, Tello pensó en el 3-5 del Sánchez Pizjuán y anotó un gol que, además de una victoria, significa su resurrección justo antes de regresar a dicho campo.

Guido Rodríguez (5). Sustituyó a un acalambrado Édgar y, aunque le puso algo más de nervio que el catalán, estuvo un tanto impreciso y cometió errores en la salida. Algunos de ellos, casi de bulto. Eso sí, cuando hubo que achicar agua, su cubo no cesó de trabajar.

Pedraza (6). Tras 77 minutos de un esfuerzo digno de toda loa, Álex Moreno le cedió su sitio. Regresaba al equipo varios meses después y aportó lo que precisaba el partido en ese momento: intensidad, trabajo defensivo, llegadas por banda y, sobre todo, pulmones. Buenos minutos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *