Previa Sevilla FC-Real Betis: Un derbi histórico, el inicio del nuevo fútbol

Imagen vía: @RealBetis

Llega el partido que todo niño sevillano sueña jugar, aquel que paraliza, divide y decide el devenir de una ciudad durante los próximos meses. Se ha hecho de rogar debido a la extrema gravedad de lo ocurrido en el mundo, pero Sevilla se viste de gala para un partido atípico por la falta de público en el estadio, pero que no deja de ser un derbi.


El Real Betis antes del parón, venció al Real Madrid por 2-1 en su último encuentro disputado hasta la fecha, pero venía toda la temporada arrastrando una irregularidad que le sitúa actualmente a nueve puntos del objetivo marcado a principio de temporada. Por su parte el cuadro sevillista sigue vivo en Europa, es tercero en liga y busca los tres puntos ante el eterno rival para seguir manteniendo el colchón de puntos con sus perseguidores.


En el encuentro de ida, el Sevilla se impuso a su eterno rival después de varios años sin ganar en la Avenida de la Palmera, tras un partido marcado por la polémica como viene siendo habitual en los derbis más recientes, debido a esto el cuadro verdiblanco querrá cobrarse una venganza en forma de victoria en el campo del conjunto rojiblanco.
Este partido, nunca es un partido más, pero está tomando desde los entornos de ambos clubes un sabor especial, el delantero verdiblanco Loren, hizo unas declaraciones alegando que el Betis estaba al mismo nivel futbolístico que su rival, a los pocos días aparecieron en escena los dos mayores alentadores de esta rivalidad histórica, por parte sevillista José María Del Nido se refirió al Betis como un Equipo que está a «años luz» con respecto al Sevilla, y su homólogo bético Manuel Ruiz de Lopera le respondió recordando los años en los que el cuadro sevillista jugaba en segunda mientras el Betis que él presidía lo hacía en la máxima categoría del fútbol español. Tras este cruce de declaraciones varios exjugadores y técnicos de una y otra parte han ido dejando su grano de arena para avivar la llama de la rivalidad.


Por todo esto, por la rivalidad, por las ganas de fútbol, por las que hay en la ciudad de derbi, hacen que cualquier aficionado al fútbol esté deseando que lleguen el día y la hora de que el balón ruede por el tapete del desierto Sánchez-Pizjuán.


El Gran Derbi siempre es un partido especial y con varias curiosidades, por ejemplo el de este año no será el primero que se juegue a puerta cerrada, pero si el primero en el cual se disputarán los 90 minutos del encuentro sin público, ya que en 2007 un botellazo al entonces técnico sevillista Juan de Ramos en el estadio bético, provocó la suspensión del encuentro y su posterior reanudación días después sin público en las gradas.


Una rivalidad histórica, una eterna búsqueda de la superioridad y la humillación al rival, la lucha de dos aficiones tan enfrentadas como pasionales y una misma ciudad, aquella que dicen que tiene un color especial que busca un dueño durante los próximos meses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *