Levante 4 – 2 Real Betis (1×1) Este Betis no tiene defensa

Fotografía: Real Betis Balompié

Joel (0). Lo peor ya no es que regale los dos palos en el 2-0, o que cometa un error infantil en la salida del 3-0. Lo más grave es que el beticismo haya llegado a normalizar que un guardameta de Primera División no pare absolutamente nada. No es descabellado plantear un cambio de portería en los partidos que restan para, al menor, cerciorar si Dani Martín puede o no formar parte de la plantilla del año que viene.

Barragán (2). No empezó mal, contando incluso alguna irrupción por su banda. No fue más que un espejismo. Muy pronto, se le empezaron a ver las costuras, sobre todo en defensa. Tal vez no se le puede echar la culpa de ellos, pero los dos primeros goles llegaron por su banda.

Bartra (1). Ya sea porque no atraviesa un buen momento, o porque simplemente su nivel real sea más limitado del que se creía (vaya por delante que el que escribe no aboga en absoluto por esta idea), su partido no hay por dónde cogerlo. Blando y desafortunado en casi todos los lances que disputó.

Feddal (1). Sí, dio una gran asistencia a Canales en el primer gol de los verdiblancos, pero en lo que se le pide a un central (defender), su partido fue un despropósito constante. Cometió incontables errores en la marca y siempre se le vio fuera de sitio.

Sidnei (2). En un partido en el que recibes cuatro goles con tan poquísimo esfuerzo del rival, es difícil salvar a alguien de la criba. Tal vez Sidnei pagase los platos rotos de sus desacertados compañeros de la zaga, pero tampoco hizo mucho por evitar la hemorragia.

Álex Moreno (2). Algo parecido a lo de Sidnei. Probablemente sus errores defensivos se viesen agravados por los de los centrales, pero en ataque, salvando un par de acciones al comienzo del encuentro, estuvo desaparecido. Partido para olvidar.

Guido Rodríguez (3). Le pone más intensidad que nadie al juego del equipo, pero de talento con el balón en los pies, por el momento al menos, parece ir justito. Poco para un centrocampista que debe aspirar a la titularidad. El estado de forma de los demás tampoco le ayuda.

William Carvalho (4). Quizás, de no ser por el resultado, le habría llegado para aprobar, puesto que estuvo correcto –sin más- en el pase durante la mayor parte del encuentro. No obstante, aparte de eso, no hay mucho más que destacar de su partido.

Canales (6). De lo poco salvable de los verdiblancos. Le puso ganas desde el comienzo y, sin llegar a hacer un partido excelente, sí dejó sus mejores minutos desde el regreso de la competición. Buena definición en el 4-1.

Fekir (5). Como Canales, empezó con ganas. Sin embargo, a diferencia del cántabro, con el paso de los minutos se perdió entre la desidia contagiosa y apática del resto del equipo, hasta desaparecer por completo en la segunda mitad.

Loren (3). Trabajó incansablemente en el comienzo del encuentro, asistiendo incluso a Canales en una buena acción ofensiva que sólo Aitor Fernández evitó que se convirtiese en gol. Después, se cayó con el resto del equipo. Sustituido en la segunda mitad.

Tello (3). Entró por Barragán en el descanso y, si bien es cierto que llevó algo de peligro por su banda, en defensa, sobre todo tras la retirada del tercer central, aquélla fue una autopista sin peaje. Tampoco es su culpa, no es lateral.

Juanmi (7). La nota positiva del partido. Tuvo 45 minutos en los que hizo todo lo que pudo. Y no fue poco. Marcó dos goles, el primero de ellos invalidado por un fuera de juego milimétrico de Loren. Tiene una oportunidad maravillosa para reivindicarse en estos seis partidos que restan de aquí a final de temporada.

Guardado (4). Entró en la segunda parte –entendemos- para otorgarle algo más de fluidez al juego en los últimos metros. Si lo consiguió o no entra en el juicio de cada uno, pero el mejicano, con más o menos suerte, ayudó en algunas tareas.

Borja Iglesias (1). Si Juanmi se reivindicó, el Panda no hizo más que confirmar que esta no es su temporada. Saltó al campo pasado de revoluciones y, en lugar de aprovechar esta circunstancia para buscar la portería rival, dio una patada ‘de naranja’ a un rival. Por lo demás, es la historia de siempre. Ya cansa repetirla.

Láinez (S.C.). Fue el último cambio de los de Merino. Tuvo tiempo para perder un balón en zona de ataque, pero no el suficiente como para darle el derecho a redimirse, así que optaremos por dejar su nota en un justificable ‘Sin clasificar’.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *