Los cedidos, en la rampa de salida

Fotografía: Twitter Real Betis Balompié

A pesar de que el Real Betis aún no ha oficializado la llegada de un nuevo director deportivo (todos los indicios apuntan a Antonio Cordón, quién ayer rescindía su contrato con la Federación Ecuatoriana de Fútbol), el club ya se mueve en el mercado, con el objetivo de confeccionar la plantilla que defenderá las trece barras en la temporada 2020/2021. No en vano, según ha podido saber Coliseo Verdiblanco, Manuel Pellegrini ya ha evaluado la situación de los futbolistas que la entidad verdiblanca tiene cedidos en otros equipos; y todo indica que, salvo giro en los acontecimientos, ninguno de ellos tendrá cabida en el Betis de la próxima campaña.

De entrada, el caso cuya resolución se antoja más sencilla es la del centrocampista Víctor Camarasa. Tras sendas cesiones -con distinto resultado- al Cardiff y el Crystal Palace, el valenciano regresaba el pasado mercado invernal al equipo en el que ofreció su mejor versión: el Deportivo Alavés. Así las cosas, sería el propio club vitoriano el que apostaría por seguir contando con sus servicios y adquirir al futbolista en propiedad, si bien no es el único, puesto que el Real Valladolid también se ha interesado por la situación de un jugador por el que la secretaría técnica abonara 7.000.000€ en el verano de 2017.

Algo similar ocurre con Francis y Kaptoum, actualmente en la Unión Deportiva Almería. Los dos acuerdos de cesión contemplaban la compra obligatoria de los futbolistas en el caso de que el equipo indálico consiguiese el ascenso a la Liga Santander. A falta de dos jornadas para el cierre de la campaña, los rojiblancos son terceros, a sólo un punto del Huesca, equipo que ocupa en este momento el último puesto de ascenso directo. No obstante, el playoff, para el que Almería ya está clasificado de forma matemática, daría una segunda opción a la compra definitiva del malagueño y el camerunés.

Algo más complicadas se antojan las operaciones de Sanabria y Aitor Ruibal. Y es que, aunque los clubes arrendatarios poseen opciones de compra sobre ambos futbolistas, todo hace pensar que no la ejercerán. En el caso del paraguayo, porque, en su año y medio en el Genoa, el rendimiento no ha sido lo suficientemente bueno como para que los italianos se planteen abonar la cantidad acordada en el contrato de préstamo. Y en el del delantero cedido al Leganés, el más que posible descenso de los pepineros dificulta las opciones de que el club madrileño pueda acometer finalmente la operación.

Por último, quedarían las situaciones de Ismael, Narváez y Julio Gracia. Mientras que el de Los Palacios tiene acordada una temporada más en Mendizorroza (dónde, por cierto, aún no ha debutado) defendiendo la elástica del Deportivo Alavés, se buscará acomodo a los centrocampistas de Las Palmas y Cartagena respectivamente, ambos con contrato vigente hasta 2021. Conviene concluir, no obstante, que todas las operaciones citadas en el presente artículo quedan supeditadas a la confección final de la plantilla, ya que no está descartado al 100% que, en caso de que algún futbolista convenza a Pellegrini durante la pretemporada y queden fichas disponibles en posiciones concretas, éste pueda revertir su situación y acabar formando parte del nuevo Betis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *