Desamparo y Abandono

SEVILLE, SPAIN – FEBRUARY 27: Fans of Real Betis cheer during the LaLiga Santander match between Sevilla FC and Real Betis at Estadio Ramon Sanchez Pizjuan on February 27, 2022 in Seville, Spain. (Photo by Fran Santiago/Getty Images)

Cualquiera diría que fue la Hermandad del Cerro del Águila quién plantó su cofradía en las calles de Nervión, y no el plantel verdiblanco. A su más solemne Desamparo y Abandono fueron sometidos los más de seiscientos aficionados que osaron entrar al Pizjuán. Más de cuarenta minutos estuvo arriado el equipo en Eduardo Dato, camino de Ramón y Cajal en una de sus más duras penitencias. Con el corazón aterciopelado, bajo un antifaz que hacía al equipo irreconocible. Lo que aparentaba ser una tórrida tarde de pasión, resultó ser más bien una tarde Dolorosa.

En gran parte del estadio, la falta de Humildad nos retrotrae a la Semana Santa de 2018, donde aún no procesionaba este nazareno. Contando con que Lopetegui se arrodilló en el Monte-Sión para orar por sus plegarias, y posteriormente el cortejo hizo un rodeo a la Plaza de los Carros, parece que se tratase de una verdadera salida extraordinaria. Fuera del orden de LaLiga, extraído de las treinta y ocho jornadas, como si no fuesen tres puntos más. Paradójicamente, a unos les sobró la cobardía de asumir que el derbi no es un partido más para excusarse en una hipotética derrota, mientras que los derrotados aterrizaron al campo como de costumbre, dándole el trato de un día más en la oficina. Un derbi más en el que tiemblan las piernas antes de entrar. Una vez más, el pitido final del árbitro supuso el sometimiento verderón en Nervión.

Ya podemos sumar una derrota más a las cuarenta conseguidas en sesenta visitas al Pizjuán. De hecho, en esta centenaria enemistad en LaLiga, son tres años consecutivos donde el Betis no ha logrado vencer en un derbi. Así, algunas preguntas me sobrevuelan la cabeza y no consigo darle solución. ¿Cómo puede ser que, paradójicamente, esos más de seiscientos aficionados se viesen solos por la actitud de sus once guerreros? ¿Será por que ni ellos mismos son capaces de acompañarse en la derrota? ¿Será que en la amarga derrota, con el alma rota se pueda comprobar, que el cariño que nació de niño me acompañaría hasta la eternidad?. ¿Es esto el ‘Manquepierda’ quizás? ¿Sirve para justificar que pisar el Pizjuán sea sinónimo de derrota?

Solo fue una batalla, pero una de esas que deja huella. Y si no que le pregunten a Fekir, que nadie le avisó de que tenía que ir con chaleco antibalas a Nervión. Aunque bien es sabido que a la guerra hay que ir preparado, y más aún cuando está en disputa la herencia de toda una ciudad, o incluso, de un imperio. Rusia, (por poner un ejemplo así a bote pronto y nada más lejos de la realidad), que quiere heredar todo un imperio extinto como lo fue la Unión Soviética parece haberse puesto manos a la obra. En Europa ya se masca esa tensión. Fue el pasado jueves cuando estuvo en su Zénit, y aún así no pudo masacrar el Villamarín, afortunadamente.

El Real Betis salió indemne de aquella lid y ahora continúa con la vista puesta en el Sacro Imperio Germano. Espera Frankfurt, y esperan los béticos poder continuar su Interrail por Europa, como también esperan no tener una paradita en Sevilla en ese viaje. ¡Solo el Cerro del Águila sabe lo duro que es para el bético el paso por Nervión! Salud y Buen Viaje Béticos, espero de corazón que el tren pueda parar en La Cartuja.

Ivan Diaz

Estudiante de Periodismo en la Universidad de Sevilla. "El fútbol que se lee".

Ver todas las entradas de Ivan Diaz →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.