Dos amigos cerca de volver a casa

Foto vía: Real Betis

Largo y austero. Así califica Antonio Cordón el mercado de fichajes que se le presenta al Real Betis. El director deportivo, como viene demostrando en sus años en el cargo, no acometerá fichajes que pongan en riesgo la delicada situación financiera del club. La realidad es la que es, y el Betis es uno de los equipos más golpeados por la pandemia. De ahí la necesidad de sanear las cuentas.

Una ventana de transferencias en la que los despachos verdiblancos que, pese a abrirse en Julio, el Betis lleva meses perfilando. En marzo, como avanzamos en Coliseo Verdiblanco, se cerraron los fichajes de Luiz Henrique y Luiz Felipe. No obstante, se deben liberar fichas para poder inscribirles. De momento, la única operación oficializada hasta el momento por el club es la compra de Willian José. En materia de salidas en el primer equipo, Joel Robles y Cristian Tello saldrán del equipo tras finalizar sus respectivos contratos. La posible primera venta es la de William Carvalho, cuyo nombre es el que ha sonado con más fuerza en las últimas horas para salir. Turquía e Inglaterra se antojan como hipotéticos destinos del luso. Con poco más de tres millones por amortizar y su elevado sueldo, la salida de William se ve con buenos ojos desde la planta noble.

Otra de las salidas confirmadas es Héctor Bellerín. El lateral catalán acaba su cesión en el Real Betis y deberá regresar a Londres. Tras una sobresaliente campaña, el jugador propiedad del Arsenal afronta su último año de contrato con los ingleses. Cabe recordar que béticos y gunners no pactaron opción de compra alguna tras la cesión. Sin embargo, Bellerín ha manifestado a ambas partes su firme deseo de permanecer en el Villamarín. Ya en su presentación dejó claro que él quiere «estar sea para un año o para el tiempo que sea». A lo largo de la temporada, el ex del Barcelona ha ido lanzando guiños a una posible continuidad en las filas verdiblancas.

Las lágrimas que el canterano culé derramó en su último servicio en el Benito Villamarín se transformaron en una voluntad irrevocable: volver a donde ha sido feliz. Tan sólo un año le ha bastado a Héctor Bellerín para recibir el calor de una afición que le recibiría con los brazos abiertos, una vez más. Con tal de regresar al club de su padre, Bellerín ha rechazado el interés de clubes como la Roma, más jugosas para él y para el Arsenal. También ha ofrecido a su actual club renunciar al sueldo, que ronda las 6 millones de libras anuales, que le corresponde en su último año de contrato. Ya perdonó una parte sustancial de su salario para firmar el pasado verano. En definitiva, Bellerín quiere jugar en el Real Betis y en los últimos días así lo ha demostrado. Con palabras, pero también con hechos.

El de Bellerín podría no ser el único regreso al Villamarín. Y es que un viejo amigo suyo, natural de Utrera, está muy cerca de volver a defender las 13 barras. Prácticamente desde que se marchó de Heliópolis, Ceballos ha dejado claro su deseo de regresar algún día. Sueño que ha manifestado en numerosas ocasiones en redes sociales y entrevistas. La renovación de Modric y el fichaje de Tchouaméni por el Real Madrid cierran las puertas al canterano bético. Dani ha aceptado su falta de minutos sin problemas y ahora espera un gesto por parte del Madrid. El entorno de Ceballos entiende que su profesionalidad en el día a día se recompensará desde la Casa Blanca con dar luz verde a una salida. Sabe que para apurar sus opciones de ser uno de los seleccionados para el Mundial de Qatar necesita jugar. Y ha elegido al Betis como su destino.

Los blancos, por su parte, necesitan liberar fichas si quieren seguir reforzando el equipo. Además, según cuentan fuentes cercanas a este caso, Ceballos posee un porcentaje un posible traspaso. Pero el jugador ha manifestado su disposición a renunciar a él para que el desembolso del Real Betis fuese menor. De esta manera, al igual que Bellerín, Ceballos también manifiesta su deseo de regresar al Villamarín con palabras, pero también con hechos.

Real Madrid y Arsenal saben que los dos jugadores quieren jugar la próxima temporada en el Real Betis. Sin embargo, merengues y gunners no quieren dejarles ir tan fácilmente. Los béticos, hasta ahora, se muestran tranquilos y pacientes. Saben que tienen la sartén por el mango; si no vienen este año, tanto Bellerín como Ceballos pueden llegar gratis en 2023. La prioridad pasa por firmar a ambos este verano, pero no será sencillo. Para poder traer, antes hay que dejar salir. Se espera cerrar ventas próximamente para poder acometer ambas operaciones.

Héctor y Dani han reconocido que, compartiendo vestuario en el Arsenal, hablaron sobre la posibilidad de jugar juntos algún día en el Real Betis. El acuerdo entre jugadores y Betis no tiene complicación alguna. En este momento, la dificultad de firmar a ambos pasa, por un lado, de la disposición a vender de Arsenal y Real Madrid y, por otro, que los béticos liberen masa salarial. Parece cuestión de tiempo que Ceballos y Bellerín se reencuentren, esta vez, en el vestuario del campeón de España.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.