Crónica de la afición| Villarreal 2 – 0 Real Betis: Un golpe de realidad para el Betis

Foto vía: LaLiga

Llegaba al Estadio de La Cerámica un Betis motivado mentalmente, con buenas vibras y con un alto nivel deportivo. El equipo verdiblanco estaba dando el «do de pecho» tanto en liga como Europa. Un Betis que tenía contento a su afición venía a enfrentarse a un Villareal que iba por debajo en la clasificación, pero no era suficiente. Los de Emery supieron jugarle al Betis cortándole el juego y no dejándole tener el balón, lo cual es esencial para los de Heliópolis.

Comenzó la primera parte que no pudo estar más igualada, prácticamente, todo el tiempo. Aunque siendo realistas, el Betis tardó unos 4 minutos en entrar al partido, algo que puede llegar a ser un problema si el rival está rápido. Tras pocos minutos, se igualaron las tornas y ambos equipos iban y venían a las áreas rivales sin marcar diferencias.

Los del Pellegrini estaban siendo menos dominadores, pero con oportunidades. No estaban teniendo el balón, como suelen hacer, pero estaban igualados.

El primer susto vino en el minuto 26′ de las botas de Danyuma, la cual salvó a los pies de la portería Edgar. El Villareal sabía tener paciencia y el Betis sabía llegar. Todo seguía igualado hasta que, a pocos segundos del pitido final de la primera parte, un error de Bellerín propició el gol de los locales. El jugador verdiblanco falló en la entrega y se equivocó en ir hacia dentro cuando el jugador rival estaba por fuera. Acortó Danyuma y sentenció la primera parte.

La segunda parte no iba a ser otra cosa que la continuación del partido que el Betis no supo dominar en ningún momento. Los de Emery se vieron superiores y lo demostraron durante todo lo que restó de partido. Desde el principio, amenazaron con un gol que acabó en fuera de juego.

Los minutos pasaban y al Betis se le ponía el partido cuesta arriba. Un gol hubiera marcado la diferente y habría metido al equipo en el partido, pero no pasó. Tras salvar Edgar el segundo de los locales, unos minutos después llegó el segundo del Villareal de las botas de Danyuma.

Así continuó el partido hasta su final, el Betis sufriendo y viendo cómo se iban tres puntos que podrían haberles dejado en una posición ideal en la clasificación antes del parón de selecciones. Los de Pellegrini, esta vez, no supieron reponerse tras el gol como habían hecho otras veces.

Esto no tendría por qué dar lugar a una visión derrotista. El fútbol es así y no puedes esperar ganarlo siempre. O quizás sí, pero al Betis le cuesta ser un equipo así. No es una catástrofe, no es un problema, es un golpe de realidad.

Los verdiblancos se van al parón tras una derrota, pero no tienen que olvidar todo lo bueno que están haciendo en la temporada. Pellegrini sabe lo que hace, está intentando enchufar a todo el equipo y se puede ver. El Betis ya tiene que tener la vista puesta en descansar y en ganar el siguiente partido contra el Alavés.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *