Baloncesto | Coosur Betis 84 – 93 UCAM Murcia: El Coosur Betis echa a perder una primera parte excelente en la segunda parte

Mike Torres en el partido. Coosur Betis Twitter.

Sábado de basket en el polideportivo de San Pablo, donde el Coosur, con bajas sensibles como la de Travis Leslie por molestias musculares y la de Beqa Burjanadze, por un esguince del ligamento colateral medial de su rodilla izquierda, se enfrenta a un UCAM Murcia situado en el octavo puesto de la tabla y repleto de caras conocidas con pasado verdiblanco como Emmanuel Cate o Rinalds Malmanis, que consiguió, junto al equipo de LEB, el ascenso a la ACB. Luis Casimiro declaró hace unos días en los medios del club : “Estamos a tiempo y tenemos que seguir creyendo», por lo que hoy lo deberán demostrar por todos los medios para seguir luchando por la permanencia en la categoría de oro del baloncesto español.

PRIMER CUARTO.

El Coosur comenzó el encuentro con un quinteto titular conformado por Almazan, Evans, Bertans Vitto Brown y Pasecnicks. El salto inicial lo ganó el Betis, comenzando así, un ataque que terminó en canasta debajo del aro de Almazán. Los tres primeros minutos de partido transcurrieron con un juego del Betis muy bueno en ataque y en defensa, cortando toda aquella posibilidad de canasta y recogiendo todo rebote, mientras que en ataque, tanto Brown como Pasecnicks anotaron 4 puntos más, que con dos jugadas anotadas de triple de UCAM y 2 del Betis colocaría el marcador 11-8 a falta de 5 minutos. Tras un pedazo de inicio del Betis, con un ataque muy que muy acertado y una defensa bastante buena, el UCAM Murcia pidió tiempo muerto tras colocar el marcador en 17-10 con un triple de Evans. A falta de 2 minutos, el Betis se colocaba 23-10 en el marcador con cambio en pista, retirando a Almazán y metiendo a Cvetkoivc, dándole descanso al capitán después de unos muy buenos minutos con 4 puntos en su marcador. El cuartó termino con la entrada de Torres a pista por Bertans y con la imagen de un Coosur con una defensa bastante solida y seria, y un ataque muy claro y fluido que hacia anotar con mucha facilidad, sin muchos pases, ya que Murcia dejaba muchos huecos en la zona o en la línea de tres, que eran bien aprovechados por los verdiblancos dejando el marcador 27-19.

SEGUNDO CUARTO

Los tres primeros minutos del segundo cuarto fueron tan sólidos como los tres primeros del pasado cuarto, con la única varianza de que UCAM parecía estar mas despierto y consciente del partido, anotando más canastas y acercándose más al marcador. Hay que destacar la labor de Wiley, que en cada jugada que encontraba de frente a Evans, iba para adentro, puntuando 8 puntos en su casillero. Al cabo de los 4 minutos de cuarto, Casimiro decidió meter a Almazán de nuevo por Mike Torres para darle más solidez a la defensa. Pero UCAM seguía aumentado la presión en ataque, anotando bastantes tiros de tres, lo que hizo que se colocaran en el marcador 36-32 tras un triple de Tomás Bella, lo que hizo que automáticamente, Casimiro pidiera tiempo muerto para ajustar el engranaje defensivo que estaba actuando realmente bien. Tras el tiempo muerto, Casimiro introdujo a Pasecnicks y a Cvetkovic en pista para darle descanso a Evans y a Wiley. El momento del protagonismo arbitral se hizo visible en el momento 4:22, donde un Webb III, de UCAM, caía al suelo después de lo que parecía un manotazo, parando el partido y pidiendo la revisión, que no aclaró nada ya que no había en la jugada. Más adelante, una falta provocada a Bertans en la línea de 3 tiros, hacía que colocara el marcador 39-32 después de anotar los 3 tiros. A falta de 3:11 para el descanso, entró en pista Evans por Cvetkovic para intentar retomar el ritmo tan bueno que llevaban en ataque, y en efecto, tanto en ataque como en defensa funcionó esta combinación, haciendo que el marcador se colocara 41-35 para los béticos, y forzando a que UCAM tuviera que pedir tiempo muerto urgentemente. El cuarto terminó con falta de Bertans que le daba 2 tiros a UCAM, y un tiro desde la línea 3 de Evans sobre la bocina que finalmente los árbitros declaraban como fuera de tiempo. La imagen del Betis en este partido era muy distinta a la de los anteriores, con una defensa seria que, aunque UCAM anotara, el Betis era capaz de detener y defender bien sin mucha preocupación. Mientras tanto, la imagen en ataque había mejorado exponencialmente, con un super Evans enganchadísimo con 12 puntos y nada más y nada menos que 7 asistencias, poniendo el marcador 46-43 a favor del club sevillano.

TERCER CUARTO

Después del descanso, el partido continuó con canasta de ambos equipos, y pérdida del Betis en la siguiente jugada, que contrarrestó con una buena defensa y una posterior canasta de Vitto Brown. Tras varios minutos en los que la posición alternaba entre ambos equipos, el Betis se situaba con 54 puntos, conseguidos por Pasecnicks (1 tiro libre) y Evans (triple), que posteriormente se sumaban 4 más de Vitto Brown que conseguía en diferentes posesiones, frente a los 48 que poseía el UCAM, obteniendo así un parcial muy bueno de 14-5 a favor del Coosur, lo que llevó a UCAM a pedir tiempo muerto a los 5 minutos, dejando el marcador finalmente en 10 arriba para los nuestros. Ese parcial fue roto al instante por un triple de Webb III al salir del tiempo muerto. Otra jugada más de UCAM hizo que anotaran 2 puntos más, pero el Betis respondió muy bien con una jugada de entrada a canasta de Evans que finalmente remataba Pasecnicks. La cosa se puso muy seria y fea a la vez, ya que UCAM había sido capaz de remontar la ventaja del Betis y ponerse solo 2 abajo, forzando a que Casimiro pidiera tiempo muerto, ya que la situación parecía complicarse. Tras el tiempo muerto, el mismo técnico verdiblanco decidió meter a Wiley y a Báez, ya que UCAM había remontado el partido, colocándose 61-63. El equipo había desconectado totalmente del partido. El fantasma de la dejadez y de la desconexión había aparecido y había hecho acto de presencia, colocando a UCAM 62-67 y haciendo que el Betis no acertada absolutamente nada, incluso Evans fallaba 1 de sus 2 tiros libres. El marcador finalizó con el resultado de 64-71, con un Betis que volvía a ser el de los partidos anteriores, si claridad, fallando, y sin defender absolutamente nada desde el minuto 5 del tercer cuarto.

CUARTO FINAL.

El cuarto comenzó con cambio en el quinteto bético, introduciendo a Pasecnicks por Wiley. El Coosur consiguió una falta técnica, cuyo tiro fue anotado por Evans, y cuya posesión terminó en canasta. El equipo parecía coger la sintonía de nuevo, con dos posesiones defensivas buenas y con una canasta de Pasecnicks que acercaba a los nuestros solo 4 por debajo. El arbitraje tuvo que echar mano del Instant Replay para ver una posible jugada antideportiva hacia Cvetkovic cuando comenzaba la contra, que quedó solo en falta personal con posesión para los de San Pablo. Tras dos posesiones buenas del Betis, Pasecnicks ponía de nuevo a los béticos solo a 2 por debajo, haciendo que la esperanza y la fe por la victoria, revivieran de nuevo. Pero, de nuevo entraba en juego la revisión de jugada, esta vez, a favor de UCAM por una posible falta de Almazán que quedo en nada. A falta de 5:12, entró en pista Evans por Bertans, intentando buscar ese buen ataque que hacia falta tiendo el marcador 6 abajo, pero después de una posesión perdida por un triple fallido de Báez, volvieron a ajustar el quinteto, sacando al mismo Báez e introduciendo a Brown. A falta de 4 minutos para finalizar el encuentro, la tragedia se mascaba, ya que después de un triple de UCAM, el marcador se ponía 71-82 para UCAM, lo que hacia que Casimiro pidiera tiempo muerto para recomponer el desastre e intentar obrar un milagro. Pero esto no podía tener peor pinta, a falta de 3:48’, Bertans era expulsado por acumulación de 5 faltas, lo que hizo que entrara en pista Mike Torres. Evans y Wiley intentaban recortar esto pero UCAM seguía anotando y poniendo una defensa férrea que hacía que el Coosur se desesperara aún más, teniendo que pedir tiempo muerto a falta de 2 minutos y con el marcador 79-87. Hoy, a parte de haber como protagonista 2 equipos, también había uno más, el arbitraje. A falta de 57,8 segundos, se inventaron una falta de dos tiros para UCAM después de que un jugador se resbalara, perjudicando al Betis claramente. El partido finalizó con un resultado de 84-93, con un Betis que había hecho un trabajo excelente durante los dos primeros cuartos y medio del tercero, tirándolos a la basura y cavando aún más su tumba hacia la LEB ORO.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.