Crónica de la afición | Real Betis 4-1 Valencia: Equipo de autor…de nombre… Manuel Luis Pellegrini Ripamonti.

Foto vía: La Liga

Que de veces hemos soñados con partidos como el de hoy, que tú Betis que nuestro Betis nos ilusione, nos motive, nos haga soñar y ser felices, a pesar de sus siempre luces y sombras, pero que gane y hoy además con un notable alto en su juego.

El Betis sigue lanzado y las estadísticas lo corroboran, salíamos con un 1-4-2-3 -1… y comenzó el partido con presión tras pérdida sello de Pellegrini, ante un equipo muy ofensivo y directo en su juego, donde Gaya y Foulquier con la ayuda de Guedes debían ser los cuchillos afilados a nuestra defensa teniendo como pilar de sostén a Hugo Duro en el equilibrio.

Así que el Betis empezó a realizar la presión alta tras pérdida y si no era posible el fútbol control, la opción de balones largos a los puntas era la otra vía.

En el minuto 15 a través de esa presión el Panda se va directo a portería y luego de la revisión, esta vez el VAR si nos atiende y señala penalti, que como animal que no está en extinción el Panda hace rugir al estadio. Eso sí el director de orquesta Bravo que lo mismo te hace un paradón que pone firme al resto de compañeros.

En el minuto 25 y si no es por el paradón del portero contrario, Fekir sigue su idilio con los palos, es en estos es divertido y perjudicial para el corazón ver a este Betis.

Llegamos al minuto 25 y de nuevo el animal que parecía estar en peligro de extinción vuelve a demostrar que su olfato no lo pierde, y si.. ya no hemos puesto dos por delante, y encima Fekir y Canales tocándola y gran movimiento de ruptura de Juanmi que facilita la acción del Panda.

Gabriel Paulista en el 38 se empeña en acordarnos de los desfibriladores, eso sí…yo pensaba que el portero es intocable en el área chica…pero esas eran las normas de tiempos pretéritos.

Y con esas nos vamos a vestuario.

William Carvallo continúa con su Máster Class, como ha recuperado Pellegrini a este excepcional jugador y sin tiempo a pensar más allá…Pezzella nos vuelve a bajar nuestras pulsaciones haciendo lo que domina rematar un testarazo a donde los porteros no llegan.

Pero la fiesta debía continuar y nuestro Juanmi … otro recuperado por Don Manuel Pellegrini…demuestra a todos los críticos con él …que también ha sido transformado y esta familia de jugadores recuperados para los objetivos marcados….nos siguen bajando el ritmo cardíaco…y devolvemos los desfibriladores alquilados para la ocasión.

Este grupo de trabajo tiene algo claro que sin unión, trabajo y esfuerzo no habrá recompensa y el maestro de orquesta Don Manuel Pellegrini se empeña en demostrarlo.

Que no olviden esto nunca…entrar en el juego, jugar para ganar, siendo modesto en la victoria cómo en la derrota, porque mientras más grande sea tu meta, mayor será el sabor de la victoria.

Porque hoy toca celebrar la victoria sobre toda caída anterior y cada decepción que hemos conocido.

……. Ojalá otro bético pueda hacer otra crónica en esta situación de felicidad y orgullo que a mí me ha tocado escribir hoy.

Musho Betis!

Antonio Galiano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.